¿Qué tan bien conoces la tradición de Día de Muertos?
Vicky 30 OCTOBER, 2018 TU VIDA EN EL BACHILLERATO

El día de muertos está por llegar y con él hemos visto muchas celebraciones. Por ejemplo, el desfile que se realizó en Paseo de la Reforma y las exposiciones de calaveras y alebrijes decorados. Esta fiesta ha llamado la atención del mundo, incluso la UNESCO la nombró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2008. Oficialmente se celebra el 1 y 2 de noviembre, pero la complejidad y la creatividad de las personas hace que los preparativos comiencen una semana antes.

 

Esta tradición mexicana no lleva pocos años celebrándose, si no que ha llegado a nosotros desde la época prehispánica, en la que nuestros antepasados le rendían culto a la muerte.

La historia dice que había dos dioses que se encargaban de definir cuál era el destino de las ánimas; estos eran Mictecacíhuatl y Mictlantecuhtli. Ambos eran señores del Mictlán, también conocido como  lugar de los muertos. Para lograr llegar ahí, las almas tenían que pasar una serie de obstáculos para conseguir el descanso eterno.

Para que las almas pudieran iniciar el trayecto, los vivos los acompañaban en la distancia por medio de un ritual. Primero, el fallecimiento era anunciado con gritos y llantos de las mujeres viejas de la comunidad. Después, se arreglaba al difunto con la vestimenta con la que se iba a enterrar junto con sus pertenencias. Una vez listo, se le alimentaba simbólicamente con platillos exquisitos.

Después de cuatro días, el difunto era enterrado. En ese momento, el alma emprendía su trayecto.

Cada año durante los 4 posteriores, se celebraban ceremonias en el lugar donde se encontraba el cuerpo o las cenizas del difunto. Este ritual hacía que las almas descansaran y ayudaba al proceso de duelo de los familiares.

Con la llegada de los españoles, se unieron la fiesta del inframundo con la celebración de los difuntos y se reinventó la tradición como la conocemos hoy en día.

Uno de los elementos más importante de esta celebración es la ofrenda de día de muertos. Estos altares de origen prehispánico eran dedicados a diversas deidades y se colocaban en fechas diferente. Sin embargo, la ofrenda al señor de los muertos se celebraba en el mes que ahora conocemos como noviembre. Los colonizadores aprovecharon esto para hacer una hibridez entre el cristianismo y las creencias religiosas autóctonas.

Las ofrendas contienen varios elementos que son muy importantes, por ejemplo:

Fotografías de los difuntos

Incienso o copal: El humo que se desprende es la guía olfativa para que los muertos puedan llegar con nosotros.

Veladoras: Guían a los muertos para llegar con nosotros.

Bebidas favoritas de los difuntos y agua.

Flor de cempasúchil: Decora y crea caminos que guían los espíritus de nuestros muertos

Calaveritas: Cada cráneo representa un difunto.

Pan de muerto: Representación del esqueleto de los difuntos.

Papel picado: Representación de la alegría del encuentro con los difuntos.

Cruz: Emblema del catecismo a la veneración de los muertos.

La ofrenda se divide en diferentes niveles, estos representan los yacimientos de la existencia: si son tres, representan el cielo, la tierra y el purgatorio.

 

Otro elemento que forma parte de la celebración de día de muertos son las calaveritas literarias. Estos son pequeños textos que tienen como objetivo hablar de la muerte con sentido del humor. Normalmente, se dedican a personas cercanas y personajes históricos. 

 

Ahora que ya conoces más sobre el día de muertos, no tengas miedo de adentrarte en esta tradición que envuelve a todo México. Atrévete a hacer una ofrenda con tu familia y amigos, deja volar tu creatividad y disfruta de esta celebración mexicana con orgullo. :)

 

 

COMPARTIR
Facebook Twitter Correo
REGRESAR AL BLOG ->